Un partido de pádel al sol

Hoy es un día perfecto para jugar al pádel para mí, caluroso y sin viento.

Me gusta cuando está así porque me encanta rematar y el calor afecta a la presión de las pelotas, botan más y nos favorece a los que disfrutamos con el smash.

He llegado un poco antes que mis amigos porque me gusta calentar, soy un poco ‘diésel’, alcanzo mi punto óptimo cuando llevo bastante tiempo activo.

Todos debemos conocer nuestras sensaciones para buscar la manera de alcanzarlas y mantenerlas durante el partido, yo creo que esa es una de las cosas más difíciles de conseguir. Bueno, ya he corrido, he ‘engrasado’ las articulaciones y he estirado un poco, no demasiado porque necesito los músculos un poco contraídos para los esfuerzos explosivos que les voy a exigir, cuando termine el partido sí los estiraré a conciencia.

Ah!, ya llegan mis amigos… ¿Qué? – les digo, ¿habéis hecho lo imposible por llegar tarde y no habéis podido?  Jijí jajá y empezamos a calentar. Por suerte con estos amigos puedo calentar como me gusta: empezamos tirándonos la bola corta, dentro del cuadro de recepción del servicio, para ir cogiendo las sensaciones de control y sin forzar demasiado físicamente, ellos no han corrido y es bueno empezar de forma gradual a ver si se me va a caer uno con una lumbalgia aquí… después un poquito con bolas largas, botan después del cuadro de servicio, tocan la pared y la devolvemos, con ellos sí puedo calentar así con otros no, tienen cierta calidad. Luego un poquito de volea y bandejas para mi amigo y algún remate para pegar, perfecto ahora subo yo y repetimos la operación.

Ya está, el calentamiento me ha servido para alcanzar mis sensaciones favoritas, ese punto intangible que todos sentimos y que tenemos que grabar. Bueno, ahora viene lo difícil, mantenerlo, porque si me paso de pulsaciones me pongo nervioso y si bajan, me relajo y me desconcentro. Vamos allá!

Sorteamos y ganamos, ¡qué bien! porque a mí me gusta que empecemos sacando. Mi compañero sirve muy bien y solemos ponernos por delante del marcador enseguida. Además como les fuerza tanto, suele darme muchas oportunidades para terminar los puntos. ¡Suerte! Decimos los cuatro, bueno, los tres, uno dice ¡Buen partido! Siempre llevando la contraria, claro que es zurdo, jojojo.

Efectúa el saque mi compi, jugamos australiana y él juega en la derecha, como es muy rápido no tiene problema en llegar a la red así que saca rapidito. Esta vez busca la cruzeta, la T, el restador está rápido también y mete el resto, no sin dificultad, hacia los pies de mi compañero que ya estaba prácticamente en el sitio, pero como aún no había llegado a parar, juega la bola con seguridad devolviendo la pelota en la misma dirección en la que venía y sin ajustarla a pared de fondo, pero con efecto para que baje, el restador la devuelve con dificultad tras caer abruptamente después de tocar la pared con un globo que, para su desgracia, queda corto…. Sííííííííííí remato y la saco por tres, aunque corren para salir por la puerta no llegan. 15 – 0. Buenísima – me dice mi pareja.

Eso me encanta de él, además de jugar bien siempre me está animando o dejándome en paz cuando lo necesito y jamás me critica, yo hago igual, aunque sólo fuera por egoísmo, me interesa que esté agustito.

Eso de tener un ‘compi’ que saca bien es una gran ventaja. Segundo saque de mi pareja, esta vez saca a la T de nuevo porque aunque debe cruzar el campo para llegar a su posición de derecha, él es rápido y el restador no mucho por lo que llegará justito. El restador llega y la pone de derecha liftado hacia el centro, yo me cruzo un poquito y aprieto con mi volea de derecha al restador, se la tiro rápido y en dirección a su cuerpo para que tenga que retirarse para golpear por fuera, pero no le da tiempo y nos da una bola entregada, ahora es mi compañero el que consigue conectar una volea lo suficientemente picada como para que salga por encima del muro del fondo.

Bueno, la cosa marcha bien, 30 – 0 y volvemos a sacar. Esta vez mi ‘compi’ decide sacar hacia la pared lateral con bastante velocidad para encontrar el revés del zurdo, el restador se aprovecha de ello y, prácticamente sin armado, devuelve una bola muy veloz que pasa cerca de la red, mi pareja había subido rápido, pero, a pesar de ello, aún no había conseguido parar y encuentra la bola en sus pies, volea no sin dificultad pero queda corta; nuestros rivales saben sacarle provecho y tiran un globo muy bueno que nos hace concederles la red, bajamos muy rápido y mi compañero tira otro globo, no fue lo suficientemente largo y contestan con una bandeja a la malla que es dura, de barrotes rígidos, salgo corriendo hacia allí, llego, paro y veo como la pelota baja muy rápida gracias a un barrote amigo de mis rivales, consigo meter la pala por debajo y pasarla al otro lado, pero al haber perdido tanto el sitio y no poder jugarla con un golpe que me permitiese recuperarme, me volean rápido hacia mí y terminan el punto, ya que mi volea desesperada, no logra superar la red. 30 – 15.

Sirve mi compañero hacia el cuerpo del rival, el restador consigue retirarse y la devuelve con una derecha colocada a velocidad media, mi compañero ha llegado a la red y conecta una volea baja, la pone profunda y al medio, nuestros rivales tienen un momento de duda y finalmente la devuelve el jugador de la derecha de revés hacia mí, ese momento de duda ha propiciado que su golpe no fuera muy bueno y hago una dejada que queda muy cerca de la red, el ‘derecha’ sube rapidísimo y consigue levantarla como puede, pero me la deja un poco entregada, yo, aprovechando que han quedado un poco descolocados, voleo entre ambos una bola muy blandita para que muera antes de llegar a la pared de fondo, el jugador de revés hace un gran esfuerzo y consigue contactar un revés de contrapared . Por desgracia para él, iba tan forzado que no consigue impactar en la pared muy arriba y nos queda a una altura muy cómoda para terminar el punto. Mi compañero, realiza un revés completamente picado junto a la red y la saca por encima de la pared lateral. 40 – 15

Mi ‘compi’ decide sacar rápido a la ‘T’ para desplazar al jugador que salía de un gran esfuerzo y además quizá tenga dudas por el fallo anterior. La táctica funciona, el restador llega forzado y resta con dudas al centro en un intento supongo de no arriesgar, pero le sale mal, mi compañero volea muy rápido a su rincón y este no puede devolverla.

GANAMOS EL PRIMER JUEGO. 1 – 0 

Si te gustó, compártelo, 'Megústalo', 'Masúnolo', retwittéalo... :)Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

2 thoughts on “Un partido de pádel al sol

  1. Que gusto leerte Alfonsito. Un trabajo muy interesante.

    Llevo muchos años jugando al padel como puedo….,sin técnica, con muchos errores, pero con mucha ilusión.

    Tus explicaciones me hacen reflexionar y entender de una manera sencilla, clara y directa.

    Tienes una capacidad de comunicación que hace facil lo dificil.

    Gracias por éste blog. Sigue así. Tu vales mucho.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *