El saque en Pádel

Es muy importante tener claro para qué sirve este golpeo. Desde el punto de vista táctico, tenemos que pensar que no nos va dar el punto directamente, por lo que no arriesgaremos con él, la única misión que tiene, es permitirnos llegar a la red con relativa comodidad para comenzar el punto ahí.

La gran ventaja del saque es que comenzamos todos los puntos desde la zona de ataque: la red. Mi compañero ya está allí, así que sólo hace falta que yo haga un saque que me permita llegar a su altura y comenzar el punto en tan privilegiada situación.

¿Cómo lo haremos? Hay varios factores que permitirán que esto ocurra:

La profundidad, la dirección, la velocidad y el efecto.

Empecemos por el fundamental: la profundidad, si la bola nos queda corta, le estaremos concediendo la iniciativa al rival, ya que vendrá hacia adelante a golpear con comodidad mientras nosotros estamos en carrera intentando conquistar la red.

Pensemos ahora en la dirección. Lo primero que debemos identificar es hacia dónde le molesta más al rival, ahí es donde más cargaremos los saques, (porque queremos ganar, ¿no?) pero iremos variando la dirección para que no se acomoden. No nos volvamos demasiado previsibles.

Los tres sitios más comunes son:

1.- bota y toca pared lateral, esto nos concede un tiempo extra para subir cómodamente a la red, Si mi compañero y yo o sólo uno de nosotros somos muy buenos por arriba, usando este saque, recibiremos más restos de globo, quizá nos convenga.

2.- va hacia el cuerpo del restador, tendrá que retirarse para pegar por un lado a la bola y al estar incómodo, no podrá ‘apretarnos’ demasiado con su devolución y

3.-  jugamos a la T, es decir, al centro, a la intersección donde se unen los dos cuadros de recepción del servicio, obtendremos el mismo beneficio que en el anterior punto, tendrá que desplazarse bastante para restar y, en esas condiciones, no es inteligente ‘apretar’ con el resto, por lo que subiremos con mayor comodidad.

Para conseguir ponerla en el lugar elegido bastará una ligera modificación de la posición del brazo con el que soltamos la bola, más adelante o más atrás o bien hacerlo con el cuerpo. Ver fotos.

En las fotos se puede observar hacia dónde apunta la bola naranja según el punto de impacto elegido.

Nosotros nos situaremos en general cerca de la T, así estaremos más cerca del lugar al que tenemos que llegar, es decir, al centro de la pista a la altura de mi compañero. Esto suponiendo que hacemos el saque tradicional, pero debemos recordar que existe la posibilidad de hacer el denominado “saque a la australiana”.

Este saque solamente es recomendable para parejas que sacan bien y que están muy especializadas en su posición. También es importante que tengan cierta velocidad para que, cuando sacan y deben cruzar la pista para llegar a su posición no encuentren dificultades añadidas.

En cuanto a la velocidad, hay que tener en cuenta varias cuestiones, en primer lugar, la bola debe ir tensa, es decir con cierta velocidad, porque si tiramos la pelota ‘llovida’ o sea, de abajo a arriba, no podremos imprimir velocidad a la bola o se iría larga.

Aunque pueda parecer lo contrario, es más fácil pegarla un poco rápido que hacerlo lento, pensad ¿qué es más difícil, mantener el equilibrio en una bici casi parada o pedalear un poco hasta conseguir avanzar en línea recta? Por otro lado, si la pelota va muy rápido, puede volver muy rápido también y pillarnos a mitad de camino hacia la red. Tendremos que ser realistas y conocer nuestras limitaciones para no tirarla más rápido de lo que seamos capaces de gestionar, pero tampoco tirar ‘un regalito’ y dejar que se nos meta en el campo el restador y la pegue a placer.

Analicemos ahora el gesto desde el punto de vista técnico.

El gesto del brazo que impulsa la bola o la deja caer no se debe mecanizar, tendremos que tirarla según las condiciones existentes como por ejemplo, las meteorológicas, las de la pista, la marca de bolas, etc… también es bueno que esté extendido el brazo para no lanzar la bola demasiado cerca de nuestro propio cuerpo, lo cual nos incomodaría para el posterior golpeo. En el momento del impacto, el peso debe estar recogido en la pierna adelantada, en la izquierda para los diestros o en la derecha para los zurdos.

El swing de la pala, debe ser, o bien, paralelo al suelo si gopeamos plano o con la muñeca quebrada para conseguir un efecto lateral; o bien, si pegamos con la pala un poco abierta para conseguir el efecto de ‘rueda marcha atrás’ , cortaremos las patitas de la bola con un movimiento descendente en una leve diagonal hasta llegar a la altura del pecho y desde allí hacia delante. Por último, también se puede bajar un poco la punta de la pala y conseguiremos una mezcla de ambos efectos.

Tips:

Cuando un alumno dice: no me entra un saque… Respuesta segura: como tienes poca confianza según dices, seguro que estás haciendo el gesto poco fluido por el agarrotamiento que produce esa falta de confianza, suéltate, hazlo más fluido.

Cuando alguien se pega mucho a la pared en el resto, es generalmente porque quiere evitar dar uno de los golpes, generalmente el revés y, seguramente, es suficientemente rápido para llegar a las bolas del medio, yo le tiraría para que pegase la mayoría con el golpe que no le gusta dar. Evita la tentación del hueco, están más acostumbrados a restar ahí.

El saque de revés, sólo tiene sentido desde un lado de la pista, para los diestros, cuando sacamos hacia nuestra derecha, para encontrarnos de frente la pared y que haga efecto el mismo.