Captura de pantalla 2015-04-11 a las 22.24.04

 

Foto:www.worldpadeltour.com

Acaba de terminar la semifinal del San Fernando Open con victoria de Bela-Lahoz sobre los Maestros.

Todos los que hemos visto este partido hemos vibrado como pocas veces.

La entrega de Bela es algo ya habitual, pero la de Willy con casi 44 años me ha dejado absolutamente alucinado. Jugar un partido con ese ritmo a esa edad está al alcance de muy pocos mortales. La clase de Willy tampoco es ninguna sorpresa, siempre fue el jugador español con más categoría y uno de los mejores del circuito. Su historia es muy peculiar, no vivía en Madrid donde entrenaban todos los profesionales, él lo hacía por su cuenta en Santander y Valladolid, luego, llegaba a competir y siempre estaba a la altura de los mejores, inexplicable.

En una ocasión, Cutu Pérez Millán me dijo, entre otras muchas cosas, que la volea con más peso del circuito era la de Willy. Es el jugador con más templanza que he visto nunca y esto, junto con una técnica depuradísima, le permite realizar jugadas al alcance de muy pocos. Disfruta con la variedad de golpes y direcciones, tiene una puntería extraterrestre, tira unos globos magistrales y posee un autocontrol formidable, vamos, un jugador completísimo.

Formó pareja con el brasileño Marcelo Jardim muchos años, con todos mis respetos hacia él, que era y es un gran jugador también, pienso que si Willy hubiese elegido jugar con otras parejas en esa época, quizás habría tenido una carrera más exitosa. Aunque a decir verdad, hubo épocas en las que el que no estaba todo lo bien preparado que debería era el propio Willy. A pesar de eso siempre fue mi pareja favorita y disfruté viéndoles ganar a los mejores en ocasiones. Recuerdo con especial cariño una final por el año 2.000, 2001 o 2.002, no recuerdo con exactitud que ganaron a Juan y Bela en la final de el Club de la Casa de Campo un torneo que organizaba Opel y que, para la mayoría de los jugadores era el mejor del torneo del año.
Hoy a Willy Lahoz le habrá descubierto mucha gente joven, pues espero que lo hayáis disfrutado porque su DNI no le va a permitir continuar mucho tiempo más, desgraciadamente para el pádel y para sus incondicionales entre los que me encuentro. Hoy, anecdóticamente, se enfrentó a su ex compañero por un tiempo: Sanyo, pero más llamativo es aún que hace muchos, muchos años, también formó dupla con el entrenador de su pareja rival de la final de mañana: el gran Ramiro Choya.

Y de Bela que vamos a decir, que no hayamos dicho ya alguna vez, es seguramente el mejor jugador del mundo y hoy ha cogido tres cuartos de la pista. En los descansos se ponía hielo entre las piernas, comentaban que era por los abductores pero yo creo que era del excesivo uso que tuvo que hacer de otra parte cercana a esa.

En resumen, estoy fascinado por la actuación de la pareja de circunstancias Bela-Willy, y, aunque esperamos que se recupere pronto Pablito Lima, le agradecemos a las circunstancias el poder haber vivido un partido tan emocionante como este. Para mí se confirma que hoy por hoy, Bela es el mejor jugador del mundo y por favor, no te retires nunca Willy Lahoz.

Si te gustó, compártelo, 'Megústalo', 'Masúnolo', retwittéalo... :)Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *