Home

Hoy es un día perfecto para jugar al pádel para mí, caluroso y sin viento. Me gusta cuando está así porque me encanta rematar y el calor afecta a la presión de las pelotas, botan más y nos favorece a los que disfrutamos con el smash.
He llegado un poco antes que mis amigos porque me gusta calentar, soy un poco ‘diésel’, alcanzo mi punto óptimo cuando llevo bastante tiempo activo.

Leer más
contrapared-buena